Clásicos del mundo de Oxford: orgullo y prejuicio: una revisión

Orgullo y prejuicio por Jane Austen

Una reseña de Ellen Moody Amables lectores, aquí estamos de nuevo, con reseñas de dípticos de lo que resulta ser una reedición de Oxford en 2008 de su edición de 2004 de Orgullo y prejuicio. Yo he complementado Revisión de Laurel Ann (desde Austenprose). La reseña de Laurel Ann ofrecerá una descripción general de la novela, mientras que me centraré en esta edición en particular y Orgullo y prejuicio popularidad general. Como antes, debo estar de acuerdo con Laurel: el último Oxford Orgullo y prejuicio no es una compra tan buena como el último Oxford Sentido y sensibilidad. Los dos tienen exactamente los mismos materiales suplementarios: breve nota biográfica, bibliografía, cronología y (por Vivien Jones) apéndices sobre rango y estatus social y sobre danza. La diferencia es la introducción y las notas explicativas son de Fiona Stafford. Así que esta serie de Oxford a mitad de camino (a medio camino entre las series que tienen una sobrecarga y las que tienen un aparato demasiado desnudo) no adapta cada edición a la novela específica. El editor puede asumir que sus lectores no comprarán los seis libros, pero el lector interesado en hacerlo comprará los mismos materiales complementarios seis veces [1]. Las notas explicativas de Fiona Stafford son completas y muy útiles; pero su introducción es decepcionante porque gran parte de ella (para ser justos, no todos), y su perspectiva central repite el tema muchas veces discutido anteriormente de las primeras impresiones engañosas, los juicios preconcebidos y el lento autorreconocimiento, por lo cual (para tomar solo un ejemplo anterior), el ensayo de Tony Tanner proporciona una exposición brillante y lúcida. [2] Para pasar al contexto, entonces y ahora: en el caso de Orgullo y prejuicio, no puede haber batallas claras sobre qué textos imprimir y (si corresponde) enmendar. Al igual que con Sentido y sensibilidad no tenemos en todo o en parte ninguna versión manuscrita de Austen de Orgullo y prejuicio. Esto es lamentable ya que se piensa que, como Sentido y sensibilidad, nuestro presente Orgullo y prejuicio es una novela epistolar originalmente muy revisada; probablemente era la "novela manuscrita, que constaba de 3 volúmenes, aproximadamente de la longitud del libro de Miss Burney Evelina, ”Que el padre de Austen envió a un editor en noviembre de 1797, solo para verlo rechazado de inmediato. Haber publicado un segundo libro de esta longitud habría sido una segunda aventura costosa, así que tal vez conseguir Orgullo y prejuicio aceptada por un editor, Austen "lop’t and cropt" (cartas de Jane Austen, a Cassandra, 29 de enero de 1813), es decir, cortó y resumió su libro de forma algo despiadada. Con la respetuosa atención Sentido y sensibilidad había ganado, se sintió complacida de vender los derechos de autor directamente a Egerton por 110 libras. Por tanto, Austen no tenía control sobre los textos impresos de Orgullo y prejuicio en absoluto. Estaba disgustada por las divisiones de los volúmenes en la primera edición de 1813, los errores en los párrafos y la falta de claridad en la forma en que se imprimieron los diálogos de las novelas, pero la rápida segunda edición (en el mismo año) y una tercera (1817) no dan señales de su participación y los errores habituales han comenzado a aparecer. Así que no hay ningún libro impreso que refleje sus decisiones finales. La costumbre predeterminada es reimprimir la primera edición con enmiendas (haciendo básicamente lo que hizo Chapman), pero a veces comparando la segunda y la tercera. La última opción es lo que James Kinsley hizo para Oxford en 1973. Sólo en retrospectiva, Austen sabía que podría haber ganado mucho más dinero. No hay indicios de que tuviera la menor idea de que este libro, más allá de todos los demás, al principio gradualmente y luego de repente a finales del siglo XX se convertiría en un éxito de ventas asombrosamente amplio. En su revisión, Laurel ha señalado P & P estado. Al principio fue un libro inmediatamente popular entre su público lector contemporáneo de la Regencia. El dramaturgo satírico, Richard Sheridan, tiene fama de haber dicho que era "Una de las cosas más inteligentes que haya leído" y les dijo a otros que lo leyeran. Sin embargo, en la primera mitad del siglo XIX, las novelas de Austen se consideraban atractivas para el gusto de la élite. Fue en 1870, cuando el sobrino de Austen, James Austen-Leigh, publicó sus memorias de la vida de su tía, que enmarcaba sus libros como romance sentimental, que la idea de que los libros de Austen pudieran tener un gran atractivo general y popular se extendió y (como señaló Henry James) , los editores comenzaron a trabajar en el material. En las novelas de Jane Austen somos testigos de un evento complejo del tipo que las ventas del Harry Potter los libros representan: una atracción inicial, y se juntan varios pasos intermedios. Después de que Austen-Leigh reformuló los libros de manera un tanto engañosa como romances cómicos nostálgicos, desde finales de la época victoriana hasta la época eduardiana, las novelas se enmarcaron como el janeísmo, una mezcla de kitsch y archicomedia, pintoresca, irreal de alguna manera, y para que todos puedan escapar. Es durante este tiempo que encontramos elegantes conjuntos de libros con ilustraciones que refuerzan la comedia y el sentimiento de Orgullo y prejuicio. En la era que condujo a la Primera Guerra Mundial y desde entonces, se reformularon como libros de consuelo, una idea que tuvo una vívida vida cómica en la famosa historia de Kipling, Janeites. Luego, gracias a Chapman en la década de 1920, Austen se convierte en un tema apto para las ediciones académicas y la crítica (el equivalente de los clásicos latinos); en la década de 1930, es una de las tres autoras aceptables disponibles para los lectores masculinos (George Eliot, Jane y, por poco, Virginia Woolf). Pertenezco a una gran comunidad de software llamada Cosa de la biblioteca, donde a la redacción de este blog 459,380 personas han catalogado 29,428,407 libros. Un motor de software me informó que soy una de las 20,752 personas que deben tener una copia de Orgullo y prejuicio. Por el contrario, alrededor de 10.021 miembros de esta comunidad poseen una copia de Emma; 9.456 tienen copia de Sentido y sensibilidad; 7.143 tienen una copia de Persuasión; 5.883 tienen un parque Mansfield; 4.988 tienen un Abadía de Northanger. El significado de estos números es limitado ya que Cosa de la biblioteca se compone de personas que poseen suficientes libros como para querer catalogarlos, que pueden hacer el software y que probablemente sean más lectores que la persona promedio. Además, una persona puede poseer más de una o varias copias de un libro en particular. Tengo 11 ediciones y reimpresiones diferentes de Austen Orgullo y prejuicio en inglés y un francés y un italiano [5]. No obstante, la gran cantidad de copias de Orgullo y prejuicio, y la discrepancia entre esto y el número de otras de las novelas de Austen propiedad en Cosa de la biblioteca son sorprendentes. Pero por qué Orgullo y prejuicio ¿sobre todo? Como Q.D. Leavis y otros han demostrado que no es muy diferente de los demás de Austen [6]. Recientemente, Laurel publicó en Austenprose algunos resultados reveladores, aunque típicos, de una encuesta: Orgullo y prejuicio figura entre los cinco libros favoritos agrupados con Lo que el viento se llevó, Rebeccay Jane Eyre. Se ha demostrado que estas encuestas tienen un uso limitado: no se puede lograr que las personas digan la verdad cuando se les pregunta cuáles son sus libros favoritos de verdad o incluso necesariamente que digan toda la verdad sobre si leen los libros que citan o no. Las personas son guiadas sobre cómo creen que sus elecciones los harán lucir, qué tipo de declaración quieren hacer sobre sus hábitos de lectura. El mismo tipo de sentimiento guía cómo responden a las portadas de los libros (la gente no quiere mostrar una portada de libro que los haga quedar mal a sus propios ojos para otra persona). Y cómo ven o piensan que otros ven el libro. [7] Pero sí nos muestran algo, y así es como los lectores perciben los libros que citan. Y perciben Orgullo y prejuicio como un libro de romance arquetípico y respetable primordial, que se citará al mismo tiempo que el libro de Daphne DuMaurier Rebecca. En la introducción de Stafford a este nuevo Oxford, ella ignora esto, la verdadera razón de esta última reedición de Orgullo y prejuicio. La razón no está lejos de buscar; no quiere verse atrapada en los conflictos reales sobre el libro; sobre todo, el uso cada vez más verboten de la palabra feminismo [8]. Por el contrario, en la introducción de Vivien Jones a la nueva edición de Penguin, Jones comienza con una verdad no reconocida universalmente que "el lector experimentado de romance" cuando abre Orgullo y prejuicio sabe exactamente qué esperar: después de una terrible experiencia (en este caso, la heroína aprende a desconfiar de sí misma), le ha dado el sueño de su corazón de un hombre guapo, gran riqueza, prestigio y un tierno amor protector a raudales. La pregunta para las mujeres de hoy es ¿hasta qué punto es falsa esta visión? Parece haber un solo objetivo legítimo para las hermanas Bennet, una seguridad (tener un hombre rico y fuerte), pero ¿no hay otras opciones? Hay crueldad en la representación de Austen de una niña lectora (Mary Bennet), que se ve reforzada por los cineastas que eligen deliberadamente actrices de pecho plano y las visten para que se vean feas. Una extraña desviación se encuentra en la descripción de Fay Weldon de Mary Bennet como vivaz, ansiosa y más inteligente de lo que nos damos cuenta en su miniserie de 1979. Orgullo y prejuicio. Sin embargo, ¿es falso a la experiencia de impotencia de las mujeres hoy en día y al prestigio y poder continuos de los deseos heterosexuales masculinos y masculinos en el mercado público? En la era prefeminista y ahora esta retrógrada posfeminista, las mujeres han visto que la educación no les ha dado poder y recurren a la versión de Austen del romance como refugio, como lugares donde pueden recuperar una identidad que no se les permite disfrutar en ningún otro lugar. Es esta perspectiva la que conduce a la alineación de las ideas de Austen Orgullo y prejuicio con Helen Fielding's Diario de Bridget Jones y todas sus novelas con chick-lit moderno moderno. [9] Puedes comprar Pride and Prejudice en varias ediciones diferentes en nuestra tienda de regalos Jane Austen. Hacer clic aquí. Libro de bolsillo: 382 páginas Editor: OUP Oxford; Nueva Ed. / edición (17 de abril de 2008) Idioma: Inglés ISBN-10: 0199535566 ISBN-13: 978-0199535569 PVP: £4.99
Ellen Moody, profesora de inglés en la Universidad George Mason, ha compilado los calendarios más precisos para el trabajo de Jane Austen hasta la fecha. Ha creado líneas de tiempo para cada una de las seis novelas y los tres fragmentos de novela inacabados. Actualmente está trabajando en un libro, The Austen Movies. Visitarla sitio web para más artículos relacionados con Austen.  
  • Los materiales complementarios diseñados para arrojar luz e información sobre la novela específica en cuestión es una de las grandes fortalezas del tipo de edición que proporciona ricos materiales complementarios, y de los muchos para PÁGINAS, Recomiendo no menos de tres: 1) la tercera edición (2001) de Norton Orgullo y prejuicio, editado por Donald Gray, por su variedad de selecciones bien elegidas de las cartas de Austen, primeros escritos biográficos, Austen's Obras de juventud, y especialmente piezas de ensayos críticos de los siglos XX y XXI, que forman una conversación notablemente diversa pero coherente sobre la novela; 2) la edición cultural de Longmans 2003 de Orgullo y prejuicio editado por Claudia Johnson y Susan J. Wolfson, por su sección gruesa de documentos contemporáneos sobre el dinero, el mercado matrimonial, el personaje masculino y femenino visto como la época, las casas pintorescas y grandes, selecciones de las propias cartas de Jane Austen y (como hay Fue mucho) las reacciones contemporáneas a esta novela; y 2) el asombroso logro de David Shapard, ya que ha producido una mini-enciclopedia fácil de usar, que (dado que la información se coloca en páginas alternativas) no tiene por qué abrumar a un nuevo lector: El orgullo y el prejuicio anotados (Nueva York: Anchor, 2004). Particularmente felices son las elecciones de Shapard para dibujos e ilustraciones, p. Ej.
  • El ensayo de Tanner se publicó por primera vez en forma de libro como Conocimiento y opinión: orgullo y prejuicio, Jane Austen (Cambridge, Mass: Harvard UP, 1986): 103-141; también se encuentra como ensayo introductorio a la primera edición de la novela de English Penguin Library (1972), cuya edición se reimprimió en 1986; en la edición más reciente o nueva de Penguin de Orgullo y prejuicio (2003), el ensayo de Tony Tanner se reimprime como apéndice.
  • El nuevo Penguin de 2003 (mencionado en la Nota 1) da el paso de adherirse más de cerca al texto de 1813 (no hay ningún intento de estandarizar o modernizar el texto), al igual que con el nuevo Penguin de 2003 Sentido y sensibilidad, que dio el paso inusual de reimprimir el primer texto de 1811 de esa novela. Los nuevos pingüinos ofrecen a los lectores un texto algo diferente, uno que puede parecer extraño, pero que al mismo tiempo está más cerca del manuscrito original de Austen y tiene un nuevo interés. El lector que compre el nuevo Penguin puede compararlo con los textos habituales modernizados de 1813.
  • Desde Autobiografía de Anthony Trollope, edd. Michael Sadleir y Frederick Page (Oxford: Oxford UP, 1980): 104.
  • por Orgullo y prejuicio Yo poseo Jane Austen, Orgueil et prejuges, trans. V. Leconte y Ch. Pressoir, nota biográfica de Jacques Roubaud. París: Christian Bourgeois 1979, con prefacio de Virginia Woolf traducido al francés por Denise Getzler; y Orgoglio e pregiudizio, trans. Elena Grillo, introd. Pietro Meneghelli, en Jane Austen: Tutti e romanzi, ed. Ornella de Zordo (Roma: Grandi Tascabili Economici Newton 1997).
  • Q. D. Leavis, Una teoría crítica de los escritos de Jane Austen, Scrutiny, 10 (1941-42), págs. 114-142, 272-294; 12 (1944-45), págs. 104-119.
  • Es alentador pensar que las mujeres al menos no se avergüenzan de que les gusten los libros arquetípicos de mujeres y que citarán las obras de Austen. GWTW, Rebeccay Jane EyreAunque pueden ser ridiculizados y avergonzados por ir a una película de mujeres o hacerles pensar que es malo porque no piensan en quién escribió la reseña o que es producto de valores masculinistas. Estadísticamente, los lectores blancos superan en número a los encuestados, por lo que debemos tener en cuenta que la mayoría de estas listas no reflejan en absoluto lo que los lectores no blancos dicen que prefieren o leen.
  • Otras ediciones intermedias que comienzan en el lugar correcto, francamente, la popularidad de PÁGINAS y su estatus como un romance definitivo, incluyen la reciente reimpresión de 2008 de la edición Signet de Orgullo y prejuicio con la perspicaz y sincera introducción de Margaret Drabble (impresa por primera vez como parte de esta edición desde 1950). Hoy en día hay un epílogo de una popular escritora de romances (los espadachines y los desgarradores de corpiños son parte de su oficio), Eloisa James, cuya lectura de la novela hace visible cómo entiende el libro tal amante de las novelas. La Sra. James se indigna por la hipocresía de Elizabeth. Parece que la heroína de Austen es una hipócrita porque no admite cuánto anhela casarse. Epílogo, págs. 377-79. Mi elección para mis estudiantes en un curso de literatura de educación general es este pequeño Signet.
  • La crítica feminista de Orgullo y prejuicio está bien argumentado por Claudia Johnson en Jane Austen: Mujeres, política y novela (Chicago: Chicago University Press, 1988): 73-75, 80-84, 87-89; también Susan Fraiman, La humillación de Elizabeth Bennet, Mujeres impropias: escritoras británicas y la novela del desarrollo (Nueva York: Columbia UP, 1993): 69-87. Una defensa y explicación realmente inteligente de las novelas de mujeres se puede encontrar en Chick-lit: la nueva ficción femenina, edd. Suzanne Ferriss y Mallory Young (Nueva York: Routledge, 2006).
 

Mensaje

Todos los comentarios se moderan antes de ser publicados