La última edición de Oxford de Emma

Emma. El libro de los libros. Una novela notable en la que cuando una historia o un personaje pasa sugestivamente por la mente de Emma, ​​ya que se equivoca a medias y lo ve parcialmente, se nos invita a imaginarlo completo, de modo que una novela se convierte en muchas posibilidades. Como todos los otros Oxfords más recientes, el texto aquí es una reimpresión del texto de 1971 editado por James Kinsley (básicamente una reimpresión enmendada del texto de Chapman de 1923 revisado por Mary Lascelles). Al igual que con Orgullo y prejuicio, no hay un primer texto alternativo ya que no hay manuscrito y Austen murió antes de que se pudiera siquiera pensar en una segunda edición. Como las últimas reimpresiones de Sentido y sensibilidad y Orgullo y prejuicio, también obtenemos exactamente los mismos materiales complementarios: breve nota biográfica, bibliografía, cronología y (por Vivien Jones) apéndices sobre rango y estatus social y sobre danza. Las notas son una reimpresión de las notas de 2003 que escribió Adele Pinch. Introducción de Adela Pinch a la última reimpresión de Oxford de 2008 de Emma enfatiza cuán diferente Emma les pareció a la mayoría de las novelas a los lectores de la época; Pinch nos cuenta lo aburrida que dijo Edgeworth que se sentía en una carta a un amigo. Dado que fue Austen quien envió una copia de su libro a Edgeworth (probablemente por orgullo por un logro), yo, por mi parte, prefiero asumir que este comentario nunca llegó a Austen. No es que Austen sea tímida a la hora de criticar duramente a otros novelistas o (al menos en las cartas a su hermana) en absoluto insegura de la alta y exquisita calidad de su arte. Su respuesta a la revisión de Scott fue quejarse de que no parque Mansfield. Pinch continúa diciendo que la notable reseña de Scott se centra precisamente en lo que él sintió que hizo a Emma tan notable que tuvo que registrarlo él mismo: su uso de eventos diurnos tranquilos tan discretos y poco extraordinarios que podemos engañarnos y pensar que el libro es tan real como el vidas a nuestro alrededor. Pinch considera que este tipo de textura es "revolucionaria" y analiza cómo los errores de Emma en medio de experiencias tan cotidianas como las compras y los chismes, hacen que los lectores se pregunten cómo saben lo que saben. La introducción de Fiona Stafford al New Penguin (2003) adopta la misma postura y utiliza el mismo texto: allí también comenzamos con la revisión de Scott; la diferencia es que Stafford continúa sugiriendo que este realismo es una ilusión que Austen creó y socava continuamente por su uso de juegos de palabras, alusiones, juegos, nombres codificados y parodias. Es común que las personas escriban en Emma para empezar, considerándolo un logro extraordinario, así como un libro de alguna manera más representativo del arte de Austen que cualquiera de sus otros. Y ahora es de rigor (como lo hacen Pinch y Stafford) señalar el discurso indirecto libre también como invención de Austen, cuando de hecho se puede encontrar (aunque burdamente hecho) en muchas novelas anteriores. No obstante, no es cierto que el discurso indirecto libre y el realismo probable diurno tranquilo fueran nuevos o exclusivos de Emma: precisamente este estado de ánimo y versiones de este tipo de discurso se pueden encontrar en las novelas de Charlotte Lennox, Sarah Fielding, Mary Brunton (Austen se quejó de uno de sus libros tal vez porque en otro tan parecido Emma que si no fuera por su fecha, se llamaría fuente, Disciplina), y entre los escritores franceses que Austen leyó, Isabelle de Charriere, Stephanie-Felicite de Genlis, Adelaide de Souza e Isabelle de Montolieu utilizan un discurso indirecto libre y un realismo diurno tranquilo. Además, lo que realmente asombra a Scott es la capacidad de Austen para evocar de una manera excitada, enérgica y original un personaje ordinario complejamente creíble, no un fanático, ni grotesco, ni psicológicamente extremos; eso es lo que siente más allá de él. La importante innovación de Emma forma la pieza central de un texto crítico central de nuestro tiempo: Wayne Booth's Retórica de la ficción donde está profundamente preocupado por una técnica o elemento que siente que distingue las novelas modernas o del siglo XX de casi todas las anteriores: un narrador poco confiable cuya moralidad es terriblemente mala o perniciosa. En Emma Austen hizo algo tan innovador y controlado que no fue imitado con una consistencia artística similar hasta que Gustave Flaubert Emma Bovary. (No es coincidencia que Flaubert llamara a su heroína errada, Emma). En el centro de la novela de Austen hay un narrador poco confiable hacia quien su autor implícito adopta una postura irónica o distante. Esto con el fin de presentarnos una heroína egocéntrica, egoísta, torpe y asombrosamente ciega, dominante, muy rica y esnob, y en ocasiones maliciosa. ¿Por qué llamé a esto desconcertante? Bueno, Austen, como autora implícita, le da a Emma cualidades que le gustan, es más, se identifica con: como un todo compuesto, Austen quiere que reconozcamos a Emma como parte de nosotros mismos. A veces Emma es todo bondad, especialmente hacia su padre. Como han escrito numerosos críticos, es difícil saber cómo vamos a juzgar un personaje, incidente o expresión en particular cuando la innovación (estratagema, truco) es hacer de la heroína, su "reflector central" (para usar el término de Henry James) nuestro narrador no confiable y único excepto por dos capítulos donde el discurso indirecto libre se usa para hacer del Sr. Knightley nuestro reflector (I: 5 y 3: 5); narrativas e interjecciones ocasionales cuidadosamente discretas de nuestro autor implícito cuando es necesario que conozcamos algún fragmento de la historia o punto de vista, estaríamos en peligro de malentendidos si nos lo diera Emma (p. ej. 2: 2, la primera oración de 2: 4), y personajes revoltosos o aparentemente obtusos que actuarán o darán su opinión independientemente de los deseos de Emma (por ejemplo, el Sr. Weston y la Sra. Elton en el párrafo 2 al 28 de 3: 6). Booth ve el desarrollo posterior a Austen como peligroso, ya que el lector es seducido para que se identifique y simpatice con tales conciencias centrales y la amoralidad se refuerza y ​​se hace aceptable. Sugiere que antes había habido narradores poco fiables, pero el primero, el de Austen, está en un libro que discrimina cuidadosamente entre lo que está bien y lo que está mal al tener un autor implícito alerta y suficientemente activo y una heroína que es básicamente una buena persona incluso si tiene defectos. , uno en cuyo final feliz debemos regocijarnos. Yo mismo puedo pensar en docenas de novelas en las que esta combinación de ironía dramática, misterio y simpatía y alienación alternas es la técnica reinante, y la mayoría de ellas escritas por mujeres tienen narradoras somos ambivalentes acerca de. Donde surge el problema con el análisis de Booth es cuán seguro está de que todos los lectores admiran y se regocijan en la propia Emma. A veces parece olvidar la famosa declaración de Austen al embarcarse en la escritura del libro: "Voy a tomar una heroína que a nadie más que a mí le gustará mucho". Mientras que en Internet entre los lectores comunes de Austen, Fanny y no Emma, ​​las guerras se han hecho famosas, no pasa mucho tiempo antes de encontrarse con fuertes disidentes del complaciente deleite de Booth en Emma, ​​ya que él es el punto de vista de un padre sobre su maravilloso amor, finalmente hija sumisa (algo así como el señor Knightley, a quien también admira mucho), y por tanto interpretaciones muy diferentes de la novela. De aquellos a quienes no les gusta Emma y encuentran rigurosamente fallas y defectos en el libro o son sinceros al preguntar cómo vamos a tomar una escena que parece pedirnos que aceptemos una actitud social desagradable o ahora obsoleta, nombro a Mark Schorer, Margaret Drabble, Arnold Kettle y, más recientemente, Avrom Fleishman. El ensayo de Fleishman es el más intrigante ya que, al igual que Austen, usa un tono irónico: presenta a esta extraña joven sin decirnos cuál es su nombre (excepto porque está en el libro de Todd bajo Emma, ​​debemos adivinar). La heroína de Austen surge como una mujer neurótica sexualmente frustrada atada a un tirano débil (inconsciente) imbécil. Esta interpretación exagerada pero persuasiva (tienes que leer el ensayo) se queda con uno debido al uso de la ironía, y al menos me quedé preguntándome si este psicoanálisis es más preciso de lo que nos gusta admitir. El punto de vista de Fleishman es coherente con el enfoque más tradicional de Schorer, quien ve la frustración sexual y el miedo en Emma y que también se parece a Booth porque, al final, siente que Emma es recompensada correctamente con el señor Knightley y una satisfacción cualificada de adultos después de haber sido humillada. La de Schorer es una interpretación masculinista punitiva. Por mi parte, encuentro el franco desacuerdo y la incomodidad de Margaret Drabble con Emma y sus dudas sobre dónde está Austen en este libro y qué espera que pensemos y sintamos entre toda esta ironía, el ensayo más esclarecedor en la prensa convencional al respecto. Muy superior a Pinch o Stafford. Este último Oxford Emma se diferencia en un sentido de los tres últimos Oxfords que he reseñado: como los demás, obtenemos un detalle de una imagen de una atractiva joven tan inclinada que la imagen se vuelve un primer plano; sin embargo, esta vez la elección (como en 2003) es Retrato de la Sra. White de George Dawe (nee Watford), de cuerpo entero con un vestido de seda blanco (1809) y la orientación de la cámara de esta manera hace que los senos de la mujer sean prominentes y (por así decirlo) en la cara del espectador. Así, el volumen participa de la moda reciente de exposición de los senos en novelas clásicas o de alto estatus (y sus secuelas), una pornificación que coincide con la moda de esta década, aunque el uso de imágenes antiguas imposibilita también presentar una modelo sexy anoréxica. Más apropiadas para el discreto libro de Austen son las imágenes de la vida social ordinaria que proporcionan las cubiertas de los libros que proporcionan aparatos completos, por ejemplo, las dos ediciones de Norton hasta ahora (de una asamblea de 1817-18 en Clifton) o la elección de Longman Emma. (ed. Frances Ferguson) de una imagen contemporánea de Apley Priory, una mansión de 1811 que incluía elementos medievalizantes que la hacían parecer una abadía. Contrarrestar la insistencia en los personajes y el lugar realistas y creíbles es una tradición igualmente fuerte en la que se demuestra cuán idílico, ocioso, insular, estrecho y protegido es el mundo del que nuestra heroína es consciente y en el que vive por completo. Más apropiado que una enorme y elegante mansión romántica. o exquisitez, lo pintoresco sería una imagen de un tranquilo pueblo de campo, algo que anticipe a Elizabeth Gaskell. Cranford. Soy uno de esos incómodos con Austen Emma. No veo qué ha hecho Emma para merecer el aparentemente final feliz con el que es recompensada. Puede ser que Austen solo esté mostrando cómo una mujer así, tan hermosa, inteligente, rica, ahora con dos hogares cómodos y una disposición complaciente, vivirá con facilidad. Si es así, desearía que no hubiera pasado tantos capítulos finales detallando el elemento de cumplimiento de deseos y no puedo creer que Jane Fairfax pueda perdonar tan rápidamente, a menos que nuevamente veamos el estado en el trabajo y la reserva de Jane todavía funcionando para protegerla. Esto parece un tramo en esa escena de "sentirse bien" entre ellos en el pasillo del alojamiento de la señorita Bates. Lo que se puede decir, como escribe Margaret Drabble, es que “la sociedad ha triunfado”, y me sentiría más cómodo si la ironía dirigida a la comunidad feliz final fuera machacada por alguien que no fuera la señora Elton. Puede comprar Emma en varias ediciones en nuestra Librería Jane Austen. Hacer clic aquí. Precio: £4.99 Libro de bolsillo: 448 páginas Editor: OUP Oxford; Nueva Ed. / edición (17 de abril de 2008) ISBN-10: 0199535523 ISBN-13: 978-0199535521
Ellen Moody, profesora de inglés en la Universidad George Mason, ha compilado los calendarios más precisos para el trabajo de Jane Austen hasta la fecha. Ha creado líneas de tiempo para cada una de las seis novelas y los tres fragmentos de novela inacabados. Actualmente está trabajando en un libro, The Austen Movies. Visitarla sitio web para más artículos relacionados con Austen.