La prueba de Jane Austen, en particular del orgullo y el prejuicio.