Hábitos de conducción a lo largo de la historia

El placer de montar a caballo de la señorita Crawford era tal que no sabía cómo dejarlo.parque Mansfield
La ropa de mujer específicamente para montar no se introdujo hasta la segunda mitad del siglo XVI, cuando se usaban faldas protectoras o 'salvaguardas', junto con capas, sombreros, botas y máscaras para proteger la tez. Antes de eso, las mujeres usaban sus vestidos cotidianos a caballo. En la década de 1640, la reina Henrietta Maria fue pintada con un traje de caza y, a principios del siglo XVIII, se estableció el traje de montar. Fechas de vestuario, de izquierda a derecha: 1715 y 1790 Los primeros hábitos siguieron la moda del atuendo masculino, adoptando con frecuencia estilos de uniformes militares, y como la equitación se consideraba un arte y un pasatiempo cortesano, se utilizaron adornos y materiales elaborados, como los brocados del período de la Restauración y más allá. Los diseños fueron fuertemente influenciados por la corte francesa, pero a medida que avanzaba el siglo XVIII, el caballero del campo de caza inglés fue una gran inspiración y los hábitos se volvieron más sencillos y funcionales.

1770 Hábito colonial

Este hábito de reproducción del siglo XVIII se hizo en lana roja del patrón de confección de hábitos coloniales de 1770 disponible en Side Saddle Lady (P8). En lugar del cierre que se muestra en el patrón, Side Saddle Lady cortó aproximadamente 1 pulgada del frente, lo enfrentó y lo dobló hacia atrás desde el cuello hasta la cintura (las costuras superior e inferior del pliegue hacia atrás estaban en ángulo para coincidir con la línea de la chaqueta) , y agregó adornos de cuerda y botones de oro, en un estilo similar al hábito original en el Victoria and Albert Museum de Londres. Los dobladillos en este momento iban desde el largo del piso hasta unas pocas pulgadas del suelo. Este hábito se exhibe con una enagua de aro. El patrón de confección también incluye un chaleco falso y un volante en el cuello (vea las imágenes a continuación; el color del hábito rojo es diferente, ya que las fotos se tomaron en diferentes momentos, con diferente luz). Nuestro chaleco fue confeccionado en un material dorado / ante con un patrón de damasco; el volante era de algodón blanco. Fechas de vestuario, de izquierda a derecha: 1818 y 1830 Hacia 1785 aparece el abrigo de montar (más tarde redingote) con su corpiño ceñido, cuello capa doble o triple al estilo de un abrigo de cochero y falda abotonada. A finales de siglo los estilos volvieron a cambiar y a principios del siglo XIX se puso de moda un hábito menos voluminoso, con cintura alta y muchas veces espalda de chaqueta plisada, utilizando materiales como lanas finas o nankeen en verano (también hay algunas evidencias para terciopelo). El estilo duró durante el período de la Regencia, pero comenzó a cambiar drásticamente después de la década de 1820, cuando las faldas volvieron a llenarse y las mangas se hincharon. En la década de 1830, las mangas grandes con hombros caídos eran populares. Estos fueron bastante efímeros, pero las faldas bulbosas se mantuvieron a lo largo de mediados del siglo XIX, acompañadas de chaquetas con grandes peplums.

Hábito de montar Regency

Esta reproducción del hábito de montar Regency c. 1818 se hizo a partir de varias piezas del patrón de confección de vestuario Regency, disponible en Side Saddle Lady (P10). Aunque en este caso se hizo en terciopelo de color miel, el estilo originalmente se habría hecho con un material de lana fina o nankeen de algodón para uso en verano. La chaqueta se presta para adornos de estilo militar. Los cambios del patrón en el ejemplo de Side Saddle Lady fueron un acortamiento del peplem de la espalda en la chaqueta y un estrechamiento de las mangas hacia los puños. El sombrero (vea la imagen a continuación) fue adaptado del que se muestra en el patrón Regency Wardrobe, se hizo más pequeño y se le agregó un pico y borlas. El patrón de la camisola de algodón color crema con cuello con volantes también se da en el patrón de confección del armario Regency (los puños se hicieron por separado y se unieron a las mangas en el interior). Fechas de vestuario, de izquierda a derecha: 1858 y 1873.

Modas de montar posteriores

La alta y esbelta elegancia de jinetes como la emperatriz Isabel de Austria, a quien cosían su traje de montar todas las mañanas que cazaba, vio cómo las modas cambiaban de nuevo a los esbeltos hábitos de color más oscuro de la década de 1880 con sus corpiños abotonados y faldones de chaqueta y pantalones en lugar de enaguas, y desde entonces hasta la década de 1890 con chaquetas más largas y mangas de "pierna de cordero". A principios del siglo XX se vieron hábitos con chaquetas de vuelo largas y faldas de seguridad patentadas. La primera falda de seguridad se introdujo aproximadamente en 1875, pero el diseño de Alice Hayes a principios del siglo XIX, con la longitud de la falda desabotonada, evolucionó gradualmente hasta convertirse en el práctico delantal abierto de los años 30, además de montar, acompañado de un corte. chaqueta, un diseño, aunque modificado, que todavía se utiliza hoy en día como el epítome de la elegancia del moderno ecuestre con silla lateral del siglo XXI. ¡Compra lanzas y chaquetas de montar Regency en nuestra tienda online! Haga clic aquí. Penelope Housman trabaja como guía disfrazada en la National Trust House, Killerton House, donde actualmente exhiben una exhibición sobre Regency Fashion. Su boutique, Señora de la silla de montar lateral, proporciona información, patrones, monturas de época y más. Visite su sitio web para conocer la historia de Equestrienne.

1 comentario

Enjoyed. Thank you

Janis Baron enero 29, 2021

Mensaje